Friday, October 06, 2017

JONATAN PINA DULUC: jazz vanguardista para el cosmos culebresco




HOLA, AMIGOS DE AUTOPOIETICAN, LES SALUDA CÉSAR INCA.

JONATAN PINA DULUC, multi-instrumentista dominicano y genial creador musical dentro de las áreas del rock progresivo y el jazz de vanguardia, nos brinda su trabajo solista Drip / Culebra desde fines del pasado mes de julio. Conocemos a PINA DULUC como integrante de EL TRÍO, grupo de jazz-fusión progresivo que en años pasados nos ha complacido grandemente con discos como “Siempre Que Hay Un Corazón” (2007) y “Las Manos” (2013). En EL TRÍO, el buen JONATAN toca guitarra y saxofón, aparte de teclados en algunas ocasiones. Ahora, este maestro se hace cargo de todo lo que suena aquí: saxofón tenor, guitarra eléctrica, bajo, efectos, samplers, percusiones... e incluso armatostes de percusión concreta como botellas, tapas, etc. Se hacen notar en el estilo performativo y la mentalidad creativa de PINA las influencias de figuras visionarias como HENRY KAISER, JOHN ZORN y FRED FRITH; el material contenido en Drip / Culebra es un catálogo de viajes deconstructivos donde se plasman paisajes abstractos de las perennes inquietudes y ansias del yo interior que sobreviven a las cuadriculaciones y esquematismos del mundo contemporáneo. Una óptica posmoderna sobre las tensiones generadas desde el corazón mismo del mundo contemporáneo, esto es lo que nos ofrece PINA dentro de una estupenda amalgama de avant-jazz, fusión, rock-in-opposition y experimentación electroacústica. Pero bueno, ya es hora de pasar a los detalles del disco que tenemos en nuestras manos. 



Las ocho Partes de ‘Drip’ dan inicio al repertorio poniendo todas las cartas sobre la mesa en relación con el desafiante enfoque estético que nos ha de revelar PINA con toda su logística instrumental. Con la secuencia de las tres primeras Partes, ‘Prólogo’, ‘Three Up’ y ‘Mantra’, el concepto de ‘Drip’ se centra en una etérea mezcla de sobriedad y sigilo donde los minúsculos pasajes de silencio son tan relevantes como los de sonido real. Eso sí, hay un exquisito recurso de tensión en la última nota de saxofón de ‘Three Up’ que supone un indicio inequívoco de que se avecinan también algunos matices de densidad expresionista para la sección siguiente, y de hecho, notamos alguna herencia de la faceta etérea de los inolvidables MASSACRE en los flotantes fraseos que se arman durante el bien articulado diálogo entre guitarra y saxo. ‘Gumshoes’ se enfoca en un swing reconocible pero con una actitud deconstructiva que hace que siempre se sienta el peligro de la disolución de la armazón sonora en curso, mientras que ‘Smear’ sigue por una senda de extravagante extroversión a partir de esa disolución que ya tuvo lugar. ‘Three Down’ es, ante todo, una coyuntura jovial, y su espíritu juguetón halla espacios de recta focalización dentro del encuadre posmoderno que ya se ha hecho dominante e imperativo. Con la dupla de ‘All Over, Let It Drip’ y ‘The Deep’ concluye esta primera fase del álbum: la primera de estas dos Partes ostaneta una musculatura parca mientras que la segunda de ellas vuelve al vuelo etéreo con el que había comenzado el concepto de ‘Drip’, y eso conlleva cerrar el círculo musical debidamente. ‘Plegaria’ se explaya por un espacio de casi 6 minutos, resultando la pieza más extensa del álbum. Abarca una fluida y filuda mezcla de neurosis, jolgorio y luminosidad, la pieza elabora sus sucesivos focos y estructuras con un dinamismo muy locuaz, basado en la soltura y el desparpajo en los momentos saltarines, basado en lo crepuscular en los pasajes calmados. Siendo un poco menos largo que ‘Plegaria’, ‘Veneno’ coquetea abiertamente con el discurso fusionesco con raigambre tropical en cuanto a su cálida estructura rítmica – siempre abierta al ocasional disenso – mientras la estructuración de los volátiles juegos armónicos y los solos fluyen bajo las influencias de SOFT MACHINE y JOHN ZORN. El pasaje final es conmovedoramente solemne. 


Con esta dupla de ‘Plegaria’ y ‘Veneno’, el disco alcanza un cénit muy peculiar en lo referente al ideal de señorío posmoderno que signa a su orientación integral, pero todavía quedan buenas cosas por disfrutar. El siguiente tema se titula ‘Trío’ y consiste en un campechano ejercicio de free jazz que se retuerce en torno a sus propias ansiedades deconstructivas, muy propias de esa vertiente del rock-in-opposition que se hermana con el jazz experimental: el resultado se traduce en una tensión expectante y aguerrida donde impera la norma de lo dadaísta, pues algo hay de jolgorio inocente en medio de toda esta combativa extravagancia. Las cuatro últimas piezas del álbum son las cuatro Partes del concepto de ‘Culebra’. Con sus casi 3 ¼ minutos de duración, la Parte que se llama igual que el todo se explaya solventemente. La segunda Parte se titula ‘Burgués’ y recibe la herencia de efusividad surrealista de ‘Culebra’ para apaciguar un poco el fulgor reinante. Así las cosas, ‘Barón’ emerge para recluirse en un vestigio otoñal del cual habrá de germinar una furia electrizante que desde una primera instancia ya se estaba gestando. El momento climático se impone con una irrefrenable aura de exquisitez. ‘Epílogo’ concluye las cosas al modo de un retorno a las vibraciones iniciales de ‘Barón’. JONATAN PINA DULUC se ha lucido a lo grande con este aventurero y recio repertorio de jazz vanguardista inspirado en la imagen un cosmos con diseño culebresco. 


Muestras de “Drip / Culebra”.-


No comments: